«Las elecciones en el Fútbol guatemalteco»

Por Francisco Aguilar | Periodista deportivo

El deporte guatemalteco tiene un sistema electoral que no toma en cuenta la opinión de los atletas para elegir a sus autoridades deportivas. Lo hace a un nivel primario porque ellos son los que votan por sus representantes en las Asociaciones Departamentales, pero como hemos visto y probado desde hace más de 25 años, es un sistema fallido. Con la suspensión del fútbol nacional de toda participación internacional y la presencia tutelar de la FIFA, pensamos que algo cambiaría, sin embargo nos dimos de nariz contra el vidrio, nos estrellaron otra vez la puerta en la cara, porque nuevamente vemos que la participación del jugador, en el caso del fútbol que además es la elección más “democrática” de todas, es simplemente una ilusión.  Si bien le va a los atletas, tienen una participación del 5% en el padrón electoral, no más allá de eso. Algunos directivos hasta se dan el tupé de afirmar que ellos son los que manejan el fútbol y quienes tienen derecho a escoger. Cuándo entrará en nuestra conciencia la claridad, que el deporte es para y por los atletas, de nadie más, ellos son la razón de cada una de las disciplinas deportivas, por ello son quienes deberían de tener la mayor representatividad del voto electoral, como lo es por ejemplo en España, donde son más del 50% del voto.

La muestra de este botón que se elegirá en menos de un mes, es que únicamente existe una sola planilla para el próximo proceso eleccionario del fútbol. Qué calidad de inclusión, de proceso democrático o de calidad participativa existe cuando solo hay un candidato. Lo que nos dejaron es un mamarracho que aunque proporcione la participación a grupos de poder que posean poderío económico y logístico, dejan totalmente de lado a quienes deberían expresar al menos su disidencia sobre lo que sucede alrededor de las canchas y la administración general de nuestro fútbol, que oprime básicamente al jugador y no respeta sus derechos, a pesar de los esfuerzos porque las decisiones tomen en consideración al jugador como fuente principal de este deporte. Claro que habría que reformar la manera de escoger a las planillas que puedan participar para hacerlo de una manera más incluyente y no excluyente como lo es ahora.

Nuestra propuesta, porque la hemos hecho desde hace más de 20 años es que el atleta, en esta y todas las federaciones tenga por lo menos entre el 50 y el 60% del voto electoral. Como se podría hacer esto en el fútbol, con un voto electoral que tome en cuenta a todos los equipos federados (Mayor, Primera, Segunda, Tercera) de fútbol 11 de hombres y mujeres, a los de Liga Mayor de Futsala y Fut playa. Para ser más concretos: cada equipo de fútbol tendría un voto de un dirigente y del jugador designado por sus compañeros. Los votos de los equipos de Liga Mayor de fútbol 11, votarían además las 22 Asociaciones Departamentales, la Asociación de Entrenadores, la de Árbitros y la de Jugadores.

En el caso de nuestra votación específica, nos parece una mejor opción por Colegios Electorales, independientemente de cuántos equipos haya en el fútbol nacional y en cada especialidad, la cantidad de votos electorales sería la siguiente:

  • Votos de Futbolistas: Liga Mayor de Hombres y Mujeres (15%) y luego cada representante de cada uno de los equipos de Primera (10%, Hombres y Mujeres), Segunda (10%), Tercera División (5%), Futsala (5%), Futplaya (5%). Total de Colegio Electoral (50%)
  • Votos de Dirigentes Equipos Liga Mayor Fútbol Masculino (15%)
  • Votos de Dirigentes de todos los demás equipos de Fútbol 11 Masculino y Femenino, Futsala y
    Fut Playa (15%)
  • Votos de las 22 Asociaciones Departamentales (5%)
  • Voto de la Asociación de Entrenadores: 5% (escogidos por su asamblea)
  • Votos de la Asociación de Arbitros: 5% (escogidos por su asamblea)
  • Votos de la Asociación de Jugadores: 5% (escogidos por su asamblea)

Proporciona un total del 100% del voto electoral, de una forma democrática, incluyente y que asegura la participación del 55% del voto de manera directa de los futbolistas, 35% para los dirigentes, por lo que no se les excluye para nada.

Claro que soñar no cuesta nada, parece una utopía total porque la misma FIFA no incluye los votos de los futbolistas en la escogencia de las autoridades, pero es posible hacerlo en las elecciones nacionales, tal y como ya es una realidad en naciones desarrolladas como España.
Esto puede hacerse porque no podemos permitir que se siga navegando con las banderas de la impunidad y el continuismo en contra del desarrollo del fútbol nacional. Que se permita que el futbolista elija su destino, si se equivocan que sean ellos los que cometan el error y no otros en nombre de ellos.

 


Los artículos compartidos por nuestros invitados reflejan su posición personal, y en ningún momento reflejan la opinión ni filosofía de SIFUPGUA ni de los administradores de este sitio web.

“Retos del fútbol de Guatemala para el 2019”

Por Marcela Morales | Periodista deportiva

El mundo futbolístico avanza a pasos de gigante, sin embargo, la pregunta clara y directa es: ¿cuánto avanza en nuestro país? En los últimos días hemos visto noticias que nos hacen caer a la realidad y pensar que no hemos avanzado ni siquiera un poco.

Cuando me invitaron a escribir esta columna bajo la premisa de cuáles iban a ser los retos del fútbol de Guatemala para este año, pensé… pensé y sigo pensando que una de las situaciones a las que deberíamos de apostar para poder soñar con un futbol distinto: es la profesionalización de nuestro deporte.

¿Por qué no Fuerzas básicas? Dirán, pero si ni siquiera entendemos que el futbol es un trabajo como tal. En el que el futbolista es un trabajador como cualquier otro llámese: gerente, operador, director, etc. Vamos a seguir comportándonos como hasta este momento; pensando que le debemos pagar al futbolista porque corrió mucho y se vio que jugó con ganas ¿acaso le pagan así a un oficinista?

Vamos a seguir pensando que tengo todo el derecho de llegar a gritarle groserías al estadio solo porque amanecí con ganas de hacerlo. Vamos a seguir viendo hechos de violencia que justifican nuestra rabia o seguir pensando que se tiene derecho a reclamar solo porque nosotros así lo consideramos.

Si nuestro mayor reto fuera profesionalizar el futbol; empezaríamos por entender que este es un espectáculo el cual funciona para el entretenimiento de una masa, pero como todo tiene un derecho y una obligación. El jugador portugués Cristiano Ronaldo lo encerraba muy bien esta última semana al ayudar a su equipo a remontar con la frase: “Para esto me contrataron”.

El jugador es un trabajador más en la pirámide de este universo, es alguien que necesita ser tratado como persona: con respeto y dignidad, que puede llegar a ser fiscalizado porque en cierto punto se vuelve una persona pública a la cual niños o grandes admiran.

Pero más allá de eso es una persona que necesita estar motivado para funcionar de una manera óptima. Pero si los castigos porque se perdió un juego, siguen siendo gritarles en el campo con un tono de superioridad y decirles qué no les van a depositar su sueldo ¿Qué motivación va existir?

La profesionalización de nuestro deporte nos entregará dignificación, nos dará un orden jerárquico que tanto hace falta, y nos entregará el entendimiento suficiente para saber cómo manejar el espectáculo como tal. Queremos grandes entradas en afición; entreguemos profesionalismo.

Que el jugador pueda entrar al campo comido, hidratado con las condiciones mínimas para un trabajador digno, debería de ser la premisa fundamental. El respeto a sus contratos, el respeto a las lesiones, entre otros detalles.        Al momento en el que como directivo decidió tomar la responsabilidad de tener un equipo debe entender que adquiere la obligación de vivir con esto; pero si el funcionamiento del club tiene las condiciones mínimas ¿no creen que los resultados van a llegar?

Profesionalizar nuestro deporte también significa darle un lugar digno de trabajo, pregúntele a los jugadores de Municipal ¿si se sienten respetados? Tiene cada un lugar de trabajo en su camerino, les aseguro que hasta los jugadores del equipo rival se sienten motivados al llegar a un lugar en el que cuenta con los estándares mínimos de un trabajador.

En conclusión, desde mi punto de vista nuestro mayor reto debería de ser acercarnos a la profesionalización del fútbol. Se ha tenido un avance con el sindicato de jugadores y un espacio en donde pueden acercarse y buscar un apoyo o una guía para solucionar ciertas situaciones.

Y ustedes jugadores, también deben buscar el acercarse a la profesionalización respetando procesos, no negociar con dos equipos al mismo tiempo y otras prácticas que no dejan nada bueno. Al final todas las partes deben colocar un granito de arena si soñamos con un futbol distinto.

 


Los artículos compartidos por nuestros invitados reflejan su posición personal, y en ningún momento reflejan la opinión ni filosofía de SIFUPGUA ni de los administradores de este sitio web.

Bienvenida

¡Bienvenidos al Artículo de Opinión SIFUPGUA!

Es motivo de orgullo y honor para SIFUPGUA poder inaugurar dentro de nuestro sitio web un espacio dedicado para que los distintos actores del fútbol nacional, así como personas especializadas a nivel nacional e internacional, puedan exponer en un Artículo de Opinión sus impresiones, análisis, comentarios y posturas respecto a temas de interés para nuestro fútbol.

La finalidad del Artículo de Opinión es generar un espacio de análisis sobre distintos temas relevantes, que permitan poner sobre la mesa puntos de vista que generen soluciones y cambios para bienestar del fútbol guatemalteco.

Nuestro fútbol se encuentra en una etapa crítica en cuanto a la implementación de una nueva estructura. Es importante aprender de los errores cometidos en la gestión del fútbol nacional en años anteriores y generar estructuras que logren evitar caer en los mismos vicios que nos llevaron a las situaciones pasadas.

El año 2019 será fundamental para que las nuevas estructuras sean puestas en marcha de una manera eficiente, empezando por un proceso electoral de FEDEFUT y sus miembros que garantice la transparencia del voto. Siguiendo porque todo el cuerpo normativo que se aprobará sea claro, justo y equitativo para todos los actores que forman nuestro fútbol. A partir de esos dos puntos clave, las nuevas autoridades de la FEDEFUT tendrán la misión histórica de buscar el cambio y profesionalización de nuestro fútbol, que como lo he expresado muchas veces, es fundamental, para garantizar a cada actor sus derechos y obligaciones e implementar medidas y procesos que promuevan el verdadero desarrollo del fútbol nacional.

Bienvenidos pues a todos, especialmente a quienes anhelamos una realidad diferente para el fútbol guatemalteco. Esperamos que este espacio sea un aporte para lograrlos cambios que todos deseamos tener.

¡Abrazo a todos!

Carlos Fernando Figueroa
Director Ejecutivo
SIFUPGUA